Microhábito de formación: cambiará la vida del asesor inmobiliario

Detente un segundo. Sí, solo uno. Puedes permitírtelo. Soy consciente de que todo avanza con una celeridad que te provoca la sensación de que si no te mueves, pierdes. Sin embargo, respira dos veces y contempla tu alrededor. El mundo no va más deprisa. Somos nosotros los que nos hemos olvidado de frenar. Si solo te centras en trabajar, no podrás renovarte. Por ello hoy te queremos hablar del microhábito de la formación.

El microhábito de formación del agente inmobiliario

Con este artículo te queremos cambiar la vida como profesional.

Qué puede hacer un microhábito por ti

Tranquilo, todavía no hemos perdido la cabeza. Aunque lo parezca, no vamos a invocar la magia o la brujería. Eso sí, te aseguramos que cuando hoy terminemos contigo vas a parecer hechizado por la virtud del microhábito.

A un microhábito podríamos tildarlo de rutina a pequeña escala. La estrategia consiste en incluir en tu día a día una acción concreta durante una cantidad periódica y exigua de tiempo. Esta es, la necesaria para que no perturbe el resto de nuestras obligaciones y nos permita evolucionar como personas y profesionales. En nuestro caso, en el sector inmobiliario.

El objetivo de esta manera de actuar es que, como necesita tan poca cantidad de tiempo, no encontrarás problema alguno en repetirlo de manera diaria. Acabará formando parte de tu rutina y, sin que te des cuenta, se habrá instalado como algo necesario. Formará parte de lo que eres y te llevará hacia delante.

Por qué tienes que aplicar la estrategia del microhábito a la formación

Microhábito de formación de un agente inmobiliario

Lo hemos comentado al principio, ¿te acuerdas? La celeridad de este mundo es incombustible. Solo tienes dos opciones, formarte o quedarte atrás. Y, amigo, si no te mueves, pierdes.

En esta tesitura, para encontrar tu lugar como profesional durante un mayor tiempo, tendrás que concentrarte y sacar energías de donde te quedan. Somos conscientes de que después de un duro día de trabajo lo que menos apetece es formarse, pero es eso o caer en el olvido de los trabajadores. Dormir una hora menos no te va a cambiar la vida, sacarle todo su partido, sí.

Si quieres comenzar a utilizar el microhábito para formarte, comienza con buscar una parte de tu día, no más de cinco o diez minutos, que estés seguro que tendrás disponible en cada jornada. Sé que puede parecer una poca cantidad de tiempo, pero precisamente ese es el objetivo. Que no entorpezca otras actividades. No te preocupes, que una vez que se haga rutinario comenzará a aumentar su cantidad él solo.

De esta manera, puedes dedicar esos pocos minutos a leer un artículo. Puede parecer una tontería, pero ya es una excusa para permanecer en contacto con tu sector. Conforme aumente el tiempo dedicado, apúntate a cursos, acude a charlas y ponencias… todo para ser cada día un poquito mejor de lo que eras el día anterior. Así, como la hormiguita que va recogiendo migas de pan cada jornada, poco a poco irás avanzando en tu camino.

¿Aplicarás el microhábito como estrategia?

Ahora te toca a ti decidir. Te enseñamos la herramienta y tú tienes que ponerla en práctica. Además, te pedimos que nos escribas en los comentarios el resultado. ¿Te ha venido bien? ¿Has mejorado? Somos todo oídos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *