California y la carretera de las monstruosidades

Estados Unidos es un país muy especial. Su nombre resuena a libertad. Es el lugar donde todo es posible y los nunca no tienen sentido. Jamás se puede decir que lo irrealizable existe, pues los grandes genios de la humanidad se reúnen en sus calles y alcanzan cotas que creeríamos inviables si las conociéramos previamente. Sin embargo, entre tanta pomposidad y buenos resultados, también es el hogar en el que cohabita la arquitectura que alcanza cotas vanguardistas difíciles de comprender. Si no, que se lo digan a California y a la Carretera de las Monstruosidades.

Carretera de las monstruosidades California

La historia de la Carretera de las Monstruosidades

Esta historia nos transporta al año 1920. Tras el final de la Primera Guerra Mundial, aunque por aquel entonces nadie sabía que habría una segunda, una red de carreteras comienza a expandirse por el sur del estado de California.

Numerosas empresas, que aprecian en esta tesitura una oportunidad de negocio, establecen locales comerciales de todo tipo en los terrenos colindantes a la calzada. Sin embargo, en un agresivo intento por captar la atención de los conductores, decidieron que las construcciones no serían normales.

El cinturón del sol se transformó

Lo que hasta este momento se había conocido como el Cinturón del Sol se rebautizó con el apelativo de la Carretera de las Monstruosidades. Cualquier forma que te puedas imaginar fue llevada a la vida en estas construcciones. Búhos, dónuts, cerdos… Había espacio para todo aquello que la imaginación pudiera concebir.

Carretera de las monstruosidades Donut

En una competición constante por captar la atención de quienes atravesaban estas redes, cada uno de los empresarios y arquitectos fue un paso más allá. Se llegaron a construir edificios de lo más extravagantes, que hacen gala de la fama de la nomenclatura.

Cómo nos gustaría poder pasarnos por allí.

¿Podría volver a darse una Carretera de las Monstruosidades?

Parece complicado que este estilo vuelva a la palestra. Al fin y al cabo, lo extravagante triunfó en otro tiempo, pero ahora parece que es el minimalismo el que marca la pauta. No obstante, el ser humano es un animal sorprendente, así que, por qué no.

Si se diera la situación, ¿te gustaría que se mantuviera alguna temática en particular?

Tu próximo hogar puede ser como tú quieras

No tenemos en nuestro buscador las construcciones de la Carretera de las Monstruosidades para que puedas adquirirlas, pero sí que tenemos algunas realmente extravagantes que puedan llamar tu atención. Y, bueno, si quieres cosas más aburridas, también tenemos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *